Seis cosas – Solo una


Mirá las cosas que uno se encuentra y escucha por ahí.

1 Silvio Waisbord  en el periódico Clarín de Buenos Aires, 29/12/2017: “Las razones que nos unían a las certezas y la realidad están en crisis. Algunos oportunistas crean mundos concretos”.

Más nos enseñan los buenos viajeros, regresan y al momento piensan en el siguiente viaje, su vitalidad está en las aventuras de los lugares nuevos.  

2 Palabras de Samuel, un bebedor en la plaza de Tuluá, en el centro del Valle del Cauca, él leía el País de Madrid en una tableta que le envió su hija desde Madrid; entontes comentó: —Dizque estamos en la era de la política de la posverdad, dice aquí que lo declaró el Diccionario Oxford.

Y le replicó su amigo: Pero mirá, la verdad era la joya más preciosa de mi abuela, y ahora en la época de la minería ilegal y los negocios huecos, es una moneda sin valor. Ya no creo en el señor de los milagros.

Por esa razón su marido prefería gastarse el dinero en boletos de avión para sus viajes por el mundo, mientras refutaba a la abuela: “Las verdades y las falsedades están por ahí regadas” tu sabrás, entre esas cosas maravillosas que están en todos lados, que verdad acoges.

3 Parecía responderle Fabio Alzate, sentado en el Café Apía, un pueblito escondido en la Cordillera Cordillera Occidental en la via hacia el Chocó, mientras hablaba con Rodrigo, a quien su hijo le envió una impresora. —Vea mijo, es por el auge de las reproducciones en 3D, un amigo de Marsella hacía pesebres con un aparato de esos. Cuando le vi esos muñequitos que llaman los pastores, pensé en otra realidad, parecida a los hechos políticos que tienen varias caras, todo según el jugador y todos tienen máscaras, cada uno toma cada cara de los hechos, presenta las cosas como más conviene, hace jugadas ocultas, y su corazón es un titiritero que se mueve entre su costal de rencores e ilusiones, ese costalado muchas veces tiene rotos desde donde se dispara o entran balas.

El vecino de Fabio le escuchaba y le aducía: vea mijo, quizá por esos peligros que señalas es mejor viajar y conocer lugares nuevos, después de mirar y sentir otros mundos, aprendí a apreciar mejor mi mundo, aunque por acá suenen balas de las mismas que vuelan por todos lados. Las balas obnubilan y enloquecen el mundo.

4 Y escuche esta otra de un matemático en la U Santiago de Cali, se tomaba un café y opinó: — Lo que se dice en la política, siempre ha sido brisa y viento; lo más perverso hoy, ya no es un imaginario de ideales, son dardos y adulaciones de una guerra entre múltiples contrarios; o si no vea, hay un periodista que tira dardos en un tiro al blanco, él acoge una imagen de lo real y la dispara en un espejo roto donde cada fracción de la verdad tiene ilusiones y huecos negros, ahí unos mencionan lo que otros quieren oír, y también por ahí quiere contar lo que se replica en los odios que reproducen las redes sociales.

La profesora Mariela, quien ve esas fracciones de la verdad, dice y piensa que su mejor verdad estará los sellos que llenen su pasaporte, serán sellos de muchos lados y huellas para un verdad suya que llene sus sueños de viajera.

5 Maritza, funcionaria de ojos verdes en la alcaldía de Cali: —Los afiches y la labia de los políticos, son verdades encubiertas y creencias segmentadas, aquí y en todas partes, las mentiras chorrean en muchas direcciones, las ciudades son bosques en una red de ecología digital donde fluyen ríos de baba y de conversaciones.

Maritza se detuvo después y pensó en su conversación. Se relajó y estuvo segura: los ríos que mejor fluyen son los que conoce en sus viajes. Le suena el agua en el oído y prefiere el sonido de las corrientes que van al mar y el la lluvia.

6 Juan Guillermo Ángel, ex alcalde de Pereira y ex senador, mientras juega billar y atina la carambola 40: —uno jamás se podrá decir que es, ni ex político, ni ex-marica.

A su lado un político solterón ve rebotar las bolas de billar, recuerda que ha dejado dos proyectos de boda, sus dudas y una causa lo impulsaron a vivir en su propio juego, mejor que gastarse el dinero en rituales de apariencias de donde sale la pareja a divorciarse a los tres años, decidió invertir ese dinero en un buen viaje con la pareja y selló con ella en el camino, al pie de cualquier árbol, un pacto de libertades. En la segunda ocasión, con otra mujer, sin la promesa de un nuevo viaje, echaron a rodar una relación que estaría encerrada en una mesa de billar, se encontrarían como ahí, en choques amorosos, y después del rebote rodar libres. Los impulsos del taco de la vida los volverían a encontrar en un juego que también caduca como las partidas de billar.

Calles en tierra cafetera


MARSELLA

Calles de mi vida,  su magia desapareció después de edad y andanzas. Crecí en un pueblo mojigato donde el cura ordenaba todo.

Los cambios de época las transformaron, las recuerdo en la orilla de mi tiempo y la distancia del paso entre dos siglos, apenas se vislumbra el recuerdo del asesino de las tres de la mañana que guardaba debajo de su ruana un tesoro inexistente en la botella vacía de aguardiente.

En una ventana la luna acariciaba a la rubia sin nada puesto encima más allá de los misterios del aroma en sus poros que invadía mi erotismo. Sabía ser amante, ramera, reina del baile, desvestirse con un suspiro y atacar como fiera al agresor con sus tacones. Guardaba secretos de las conversaciones de los políticos y los bandidos.

Me alejé sin un mañana de regreso, la veía calzarse y erguir su busto, pintase el rostro y acicalarse para un nuevo cliente. La Calle donde vivía desapareció con los años de la liberación femenina.

CALLE LARGA DEL MORRO

En Tacaloa al norte mis pies se desnudaron

mi lugar era El Morro, calle libre sin memoria

y un sur de ceremonia, sermón y mística cristiana

que olvide con pasos de arrabal en Chava Luna.

Caricias, crespones de recuerdos repetidos

su esquina sola sin farol y derribada en luna llena

temblores arrasaron la lujuria, sangre de violencia,

la rubia abandonada, sin gatos, materos, almohadones.

Ningún trago de ron en sus rincones ni amantes esquivos.

Pianola sin vibración de son y bolero antillano,

detrás un tango de Gardel y una moneda loca

su dueña era la música del tiempo borrascoso

de amantes andariegos tras orgías

y fatigas de mujeres violentadas,

pecados con sordera a los sermones

placer sin paraíso y sin demonio,

armonía con palabras de furia sin olvido,

frases de incendio, piernas mudas,

noches de amor indescifrable ido por grietas

años idos fisurados en días de vigilia

sin aleteos de ángeles

traspasaron el mundo en algún sueño con recato

fue su tiempo con rostro disuelto en el espejo.

Ya en Tacaloa

no está El Morro exótico al final de Calle Larga

los mapas no trazaran su destino

las piedras silenciaron su deleite,

sus casas son de polvo de voluptuosidad

y olvidos repetidos sin luces de catedrales.

La juventud, la vejez, la varonía machista,

con luna adversa y murciélagos volátiles

dieron látigo al viernes de las letanías,

amores en espera, sus dueñas los besan,

los catres rechinan su canto sin orden.

días fastos, nefastos de recato lavado en palangana.

PEREIRA















Un recuerdo eterniza la soledad de la noche más oscura que jamás se chocó con la noche estrellada y el bullicio, me acerqué a sus besos y los perdí entre silencio y brillo de sus labios.

MI CALLE PEREIRANA

Era mi calle larga antaño, fresca con viento del nevado,

vive ahora entre smog caliente, la perturba.

Perdió la bicicleta de señorita enamorada,

no quedan sus puertas de madera y el silencio,

y aun la persigo en el andar a través de mí mismo.

Su soledad huyó del pueblo desplazada,

la llenó su algarabía de ciudad

y la olvide con afanes al trabajo.

No está su sonrisa coqueta en la ventana.

Venimos todos, siempre estamos llegando,

de lejanías y caminos, de noches de utopía,

arribamos de otras calles con mirada de vikingos,

dos de la tarde, cojeando y sin muleta,

desde otros besos, mar y sal, al aguacero,

y la luna pereirana no deja de reírnos levemente

detrás de fumarolas del volcán porque en la calle esta la vida loca y continúa

1962 Eran los tiempos de Lolita. Escena más memorable

Los años de la violencia


El cine + narrativas

Habíamos visto un documental sobre la violencia colombiana en el Teatro San Fernando de Cali, lo conversamos, traje un recuerdo de Marsella en 1954, se vino como una película el sepelio de Chuchí Sierra y Ramón Escobar. Un desfile pocas veces visto, sobre una muchedumbre uniformada de negro y camisas blancas iban dos ataúdes en lenta flotación, al lado mantos y cabezas sin sombrero, los féretros arreaban más multitud al sonido del doble de campanas de iglesia. Sobre esa sensación colectiva indescifrable y muda, sobrevolaban  ánimas de otros muertos y en muchas almas  descansos de muchos duelos.

Sobre un potro chusmero

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es potro_chusmero.jpg
Cine Colombiano. Director Luis Alfredo Sánchez. Documental de 25 minutos producido en 1955

SINOPSIS
En 1950 estalló en los Llanos Orientales de Colombia una rebelión armada contra el gobierno conservador de la época. Se enfrentaban “la chulavita” o policía del régimen y “los chusmeros”¸ guerrilleros liberales. Un grupo de estos es perseguido por las fuerzas del gobierno. Uno de los guerrilleros lleva una yegua recién parida¸ acompañada de su potro¸ lo cual cambia la situación del grupo rebelde. Se desarrolla un conflicto humano por la presencia de este potro chusmero.

PREMIOS NACIONALES: 
Premio Mejor Sonido a Lina Uribe¸ III Festival de Cine de Bogotá - 1986. Premio al Mejor Cortometraje y Mejor Interpretación al colectivo de actores¸ Salón Internacional de Cine de BogotḠ1985.

La caída de Chuchi Sierra

Marsella, después de habernos ido de nuestra propia casa por acción de los violentos, el abuelo nos acogió, Papá Ramón. Días después mataron a Chuchi Sierra, aquel matón que perseguía en todo el territorio y en otros caminos a los liberales. Ese día alguien contó que hacia unos meses él había ido con algunos de su bandola para asesinar en Pereira al liberal Santiago Villa, un líder sano y no jefe de bandidos, aunque su tío abuelo había sido el guerrillero liberal del Tolima Eliseo Villa,traicionado en los pactos con el gobierno, después de la guerra de los mil días, apresado y fusilado en Honda. Quizá por esa historia y el pensamiento del liberalismo radical en algunos de los Villa, había ofensas de Chuchí Sierra, incitado por jefes políticos y sacerdotes, eso generó rencores por sus respuestas a esos desafíos. Los Villa enfrentaron a Chuchi, Santiago envalentonado le ocasionó lesiones en una mano, fue dura esa pelea y en franca lid en la fonda del cruce de “La Bodega”.

Fonda La Bodega – Vía Pereira Marsella

Chuchi madrugaba algunos días a Pereira donde se reunía con sus jefes y matones de la región en el Café París, allá se enteró que Santiago Villa frecuentaba una cafetería en la esquina del Parque la Libertad, diagonal al templo La Balvanera, un lugar popular y punto de salida de los buses a Medellín. Chuchí arribó con sus matones, Santiago estaba de espaldas a la calle, estudió la escena, disparó desde la puerta un tiro a la cabeza y el resto hacia abajo, Santiago cayó de bruces, le había vaciado los seis tiros del revolver cachi blanco. Otros disparos al aire ahuyentaron gente mirona.

Aseguran que alguno que los hijos de Santiago, en el cementerio y al momento estéril de sus lágrimas, juró: “Vengaremos la muerte de nuestro padre. Los chusmeros de Marsella lo mataron, con ellos Chuchi Sierra, el asesino. Nosotros lo vengaremos”.  Estaban jovencitos y a los días se les unieron otros, prepararon un grupo encargado, gente audaz y temeraria. Anduvieron caminos de Marsella en varias rondas para conocer las andanzas de Chuchi y sus bandidos, las piedras se encendían y en su calor reconocerían sus pasos.

Chuchi lo sabía todo, ya no le gustaba ir al pueblo, mantenía mimetizado entre rastrojos rurales, parajes y caminaderos de la vereda El Salado y a orilla del río San Francisco, o los surcos que marcaba una falla geológica que años después hundió la piscina, eran follajes repletos de Caña brava y matorrales de hortensias y hojas anchas. Don Sérvulo Mejía lo protegía para su propia defensa, una  banda liberal lo había amenazado, decían que ese señor había sido alcalde cuando los conservadores trajeron a Patepalo.

Patepalo llegó a Marsella entrenado por Juan María Lozano, el famoso Cóndor de Tuluá, jefe de todos los pájaros del Valle y Occidente, que se reunían con él en Pereira en el Café París, hacia allí Patepalo también llevó a Chuchi, lo presentó como un joven ambicioso que seguiría sus órdenes porque también era su protector. Para don Sérvulo esconder a Chuchi era una seguridad y conveniencia para ambos. Chuchi  limpiaba los alrededores de liberales amenazantes, y se movía por los contornos.  

Avisaron a los ofendidos por las muertes de sus padres o parientes, que Chuchi andaba por los caminos a La Pedrera y en la carretera a Marsella. Aquellos caminaderos por el río eran un sumidero de miedos.

Senderos rurales de Marsella

Unos hombres armados llegaron en automóvil al sitio llamado El Zurrumbo, a pie subieron el camino y cruzaron al alto El Rayo, bajaron hacia la finca El Salado por el sendero de La Ermita, se bañaron en la cascada y cambiaron sus trajes, escondieron ropas para el regreso, era fin de semana. El carro había quedado esperándolos.

Cinco a seis personajes se movían entre cafetales, otros atrincherados a lado de camino, algún pescador un poco más abajo la de fonda El Salado. Los Policías de Pereira les habían suministrado armas de repetición y municiones. Ahí desde el paso del río San Francisco, trepar la loma de El Español, había un puente de guadua y tenían información precisa, Chuchi había amanecido en la fonda, tomó licor con el mayordomo de La Pedrera, Ramón Escobar, ya lo tenían claro, llegaría a su escondite en un cambuche.

Cinco de la mañana, dolor y zozobra revuelta con marihuana después de quince días de espera; ya sin fumar y emboscados ahí,  dejaron pasar un arriero y doce mulas cargadas de café, detrás de otros caballos y menos cargados, iban Chuchi Sierra y Ramón escobar, quien lo había invitado a desayunar en La Pedrera. Entre el claroscuro de amanecer, un arriero vio señal de linterna entre rastrojos, se apagó y comenzaron los disparos en ráfaga. Con la primera bala cayó Chuchí, su mula corrió asustada, pasó frente al primer arriero, quien después en testimonio aseveró. —A Ramón Escobar, quien era auxiliador de Chuchi con otros mayordomos como el de la finca la María, le dispararon porque se enfrentó a los atacantes, no sabía que no lo iban a atacar. Su mula se vino a contrario de su rumbo en el camino, las mulas de los arrieros la seguían alteradas y el arriero testigo se escondió, observó a un asesino que encontró a Chuchi Sierra agonizante y lo remató con un machetazo en la cara. Gritaba alterado en memoria de su padre a quien había vengado y huyó sollozante.

La mula de Chuchi llegó al salado y la gente sospechó: —mataron a chuchi, mataron a chuchi—era febrero de 1954. 

13 de junio o la salida de Laureano. Pintura de la maestra Débora Arango

El desfile funerario al cementerio de Marsella fue en multitud, la gente acompañaba a don Jesús Sierra por la muerte de su hijo, el viejo era un patriarca bueno, servicial y apreciado entre la población.

Así lo contaba papá, después en Cali: —Vea hombre que cosa tan verraca. Cuando mataron a Chuchi Sierra, también mataron a Ramón Escobar.  Y a ese pueblo de Marsella se lo llevó el hijueputa diablo.  Gilberto Mejía era quien lo puso en el  Salado para que cuidara a don Sérvulo. ¡Hombre, y tanto que le robaron a don Sérvulo!.. los vi sacar camionados de café a Chinchiná.  Le quitaban a quien los cuidaba, a don Sérvulo, el dueño del salado  y La Pedrera.

—Decía don Felipe, ánima bendita.  — ¡Jeee! ¿Cómo le parece Juan el trabajo que le hicimos a esa gente?— . Y contestó, —Yo, no sé nada hombre.

—Eso costó un billete largo.  — Ojalá allá termine todo esto. Me hicieron volar de Marsella, se apoderaron de la finca para robarme todos, debimos desocupar la casa y no volver por allá. Bueno. Pero cayeron–. 
— Estuvieron posteándolos en un monte, y ahí quedaron cajas de sardina y botellas. Pero se hizo matar Ramón caprichosamente. Primero quebraron a Chuchi, y el otro saca el revólver y mete carrera y pum – pum, dispara al aire. Y llegan y taque, ahí lo bajaron también a él.

— Estaba yo en Granizales, en la finca, eso fue en 1954, paso un carro por La Estrella. ¡Mataron a Chuchi, Mataron a Chuchi!… Está llevado del putas Marsella—.  Y pasó otro carro que venía con gente de Manizales. Alguien dijo: —Ahí está Juan, llevémoslo—.  Y otro, —Camine paˈ Marsella—

Y les recordé cuando me pegó una aplanchada tan hijueputa, Chuchi a mí.  Me dejó durante quince días de cama. Estuve muy dolorido.  ¡Uh!… Me hizo orinar en los pantalones: ¡miao!…., ¡miao!…, ¡miao!….  En esos días me tocó dejar la tienda y huir de mi propia casa en la salida para Valencia, mi papá me dijo, lo mejor es que huyamos de este pueblo, porque el miedo se volvió de piedra cuando nos estalló un taco de pólvora que nos hizo poner Chuchi, arrancó el portón y unas paredes. Los niños volaron con el estruendo y estaban aturdidos.


El maestro Fernando Botero, muestra la violencia en su arte. De la colección donada por el propio artista al Museo Nacional de Colombia

Baile, misterio y arte


Alguien me afirmaba que Charles Baudelaire hizo esta reflexión. Todos estamos familiarizados con el pronunciamiento de Nietzsche sobre Dios y el baile (“Yo sólo creería en un dios que supiera bailar”), pero su obra, está repleta hasta el borde de elogios a esta práctica (bailarines dionisíacos, sátiros danzantes, hombres, mujeres y niños que bailan sin cesar) y él mismo fue un bailador solitario.

Sátiro Danzante – Estatua de bronce del siglo IV a.c, se atribuye a la escuela
del gran artista, Prassitele, se exhibe en el Museo de Sant’Egidio de Mazara del Vallo en Sicilia – Italia.

Para Nietsche la libertad nunca es más participativa, en el sentido en que podemos elegir cómo fluir con el flujo del mundo, como lo es en el baile; pero cuando se baila, o se ve a los bailarines, como recuerdo el tango en Argentina y el Festival Petronio Álvarez en Cali, los sentires y emociones se contagian y la aglomeración humana fluye con la música y el baile, en culturas afroamericanas existen grupos donde todo se baila desde el nacimiento hasta la muerte.

 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es arrebato.jpg
Fotografía de Mario Posada Mejía, publicada en el País de Cali en 1975

Siempre recordaré cuando “Amparo Arrebato”, nos contagiaba su ritmo endiablado de la salsa caleña, en 1968 Richie Ray & Boby Cruz engrandecieron la fama de la bailarina más popular y admirada de la Feria de Cali, le compusieron la canción Amparo Arrebato, para una caleñidad donde también se baila todo, entonces con una particularidad, a los discos de 33 revoluciones se les hacia sonar a 45 y el ritmo loco de Amparo Ramos, ese era su nombre, era el que movía a todos los escenarios de la ciudad. 

Baila y baila para entrar en el ritmo de las cosas, del viento, del pulso de la vida que siempre es el mismo, pero está a disposición del libre albedrío del cuerpo. He ahí su belleza. El cuerpo puede elegir cómo participar del ritmo y la gravedad mientras la conciencia del ego está perfectamente enfocada y relajada, y el yo conduce a la totalidad de las partes en un juego libre de fuerzas.

Curioso, un twitero creó su imagen como @AmparoArrebato2,  y además para ilustrarlo presenta esta imagen, autoría de Fabian Ciraolo

Frida Kalo

Acá me hace pensar que la imagen, parece contradecir las pasiones de Frida, o a lo mejor las afianza, desconozco ciertas tendencias del Punk.

En Frida Kahlo, su pasión por el dolor físico parece una herencia católica, en especial del barroco hispánico, según Amílcar Moretti, escritor, fotógrafo y crítico de la cultura, quien afirma que este tipo de pasión, se contrapone al comunismo ideológico de Frida, a su voluntad de revolucionaria marxista traducida a lo latinoamericano. Ella, mujer emancipada y libre en el amor en todas sus variantes, con ambos sexo y hombres, como Trotsky quien residió en su casa y tuvo una aventura amorosa a ojos de la esposa del ruso; sinembargo, no se desprendió nunca de su otra pasión, Diego Rivera, artista mayor, gran muralista del continente hispanoamericano, quien nunca ocultó sus accesos amorosos y sexuales con múltiples mujeres, siempre enamoradas de alguien “tan feo” como el artista, según palabras de la misma Kahlo.

Su tercera pasión, el arte, la pintura, fue una parte de su salida al sufrimiento físico, pero siempre se ha pensado por algunos, que las otras dos, el cuerpo doliente y Rivera, se impusieron como formas de amor-castigo por ser terrena y de amor carnal y afectivo.

Los españoles, mucho antes, cuando vieron el hedonismo carnal del barroco de Francia, ante la imposibilidad de detener la ola que traspasaba las fronteras de la península ibérica, mogigata, rígida, atrasada, goda y católica, optaron la absorción de un cambio que les garantizara la supervivencia. Expresaron los cuerpos desnudos y bellos, carnes, pechos y nalgas rosadas y blancas, con sombríos retorcimientos de carnalidades que duelen, como cristo en la cruz, como un preso político bajo la picana eléctrica militar y policial.

“Los cuerpos desnudos están, pero no para ondularse de placer sensual sino para padecer espirales dolientes. Así, el cuerpo de Frida Kahlo, tras su accidente se convirtió en una sustancia finita implacable consigo misma en su crueldad de sensaciones no analgésicas, sino todo lo contrario. no es casual que su herencia cultural y artística, se mencione masivamente, primero, como un largo sufrimiento del cuerpo encamado, pero no en el lecho de venus sino en el de la sufriente que paga por algo. la tradición católica, sin alegría, purificadora por las llamas y el martirio, al decir de chavela Vargas. lo opuesto a todo el tiempo con la maría en el trigal”. (Amílcar Moretti)

Imagen.  Frida Khalo, la columna rota 1944 – óleo en tela montada en madera de aglomerado, museo Dolores Olmedo de ciudad de México.