Retorno en una noche de septiembre


Mi palabra busca los relámpagos desde la antigüedad del libro. Sigue caminos y llega a la ciudad después de la lluvia, persigue a los noctámbulos y acaricia la piel de las mujeres y los niños.
Mi palabra escucha el recuerdo del anciano y comparte asombros puros, a veces combate sin cerrar los ojos como una espada alerta y persigue los espacios bulliciosos del mercado.