Centauri Castaño

Unos dioses trasnochados le negaron a un hombre desafiante sus nalgas, le ensamblaron un cuerpo de caballo y sus descendientes en el tiempo los dejaron en el olvido y se inventaron la motocicleta.

Mi orígen es la tierra de Marsella con cenizas del nevado. El agua bajaba desde el monte El Porvenir o la Quebrada La Nona, los productos del campo sustanciaron mi cuerpo, conversaciones junto al fogón o en la Calle Real hicieron mi identidad, es tierra de abuelos en la finca Las Peñas, o un terreno contradictorio, La Pereza, alguien le asignó ese nombre para otorgarnos derecho a la libertad en un lugar para descansar y desentenderse de la vida con mirada al firmamento y las constelaciones en la noche.

El Centauro de Creta- Salvador Dali – Litografía firmada de 1970 catalogada por Michler Löpsiger con el No. 1272 – sin garantía de firma auténtica.

A veces me busco entre las calles de mi infancia y los árboles de mango del parque donde están enterrados muchos sueños y los pasos de mujeres vírgenes que desfilaban al colegio Bethlemita.

Pienso que si uno reconoce el germen de los polvos y los átomos que lo formaron, merece existir en la esperanza y alegría hasta cuando las últimas cenizas regresen a la tierra en un lugar genealògico, origen y final es la tierra para todos, incluso quienes prefieren los mares y el olvido.

El arco de mi vida se potenciaba, niñez y adolescencia, la adultez en esa y mil calles de ciudades; año a días y siempre, se sueñan los caminos de una infancia con tierras veredales, Miracampo y El Congal como un viaje en búsca de plenitud y trascendencia que se transformará en humus de cementerio en Marsella.

En mis viajes de los sueños he visto a Fernando Castaño montado en el caballo de sus tiempos, cabalga en sus parajes con sombrero alón y pañuelo al cuello de jinete aventurero, despuès de una cópula se secó el sudor y salió de una película de vaqueros en el teatro Marsella. Era el gran protagonista en los ideales de las mujeres que jamás pudimos conquistar, solo con él vibraran hasta mojarse. Se decidieron por cualquier otro el día cuando supieron que lo atrapó Gilma Rodríguez.

Estatua de centauro en Pompeya – Fotografía de Michael Lai – Jubilado residente en Hong Kong que se ha dedicado a recorrer el mundo y compartirnos sus fotografias que son la mejor narrativa de su viaje. https://retireediary.wordpress.com/2019/10/17/statute-at-pompei/ Si quieres conocer el mundo sigue a Michel.

Ellas a Fernando le tenían un apodo secreto, “El centauro”, ese ser de la mitología griega con cuerpo de caballo pegado a un torso con brazos y cabeza de hombre.

Se decía que siempre cabalgaba hacia el monte de La Ermita; hacia allá lo imaginaron, se bañaba desnudo en la cascada y lo observaron desde atrás de los matorrales, decían que convivía en equilibrio con la naturaleza, que su labor eran cultivos y crianza de animales, lo justo y necesario para vivir en armonía, si tumbaba un árbol para la leña de la casa, plantaba otro.

Dalí – Centauros voluptuosos – firmados y fechados con la pluma de Gala – Propiedad de la colección Mintz – https://www.christies.com/lotfinder/Lot/salvador-dali-1904-1989-centauros-voluptuosos-5136823-details.aspx

Lo sueño en un bosque de niebla con prados y nogales, fresnos, cedros y árboles  de hoja caduca, sociable con los pájaros y los venados, amoroso con las vacas que sabía enlazar en lanza de arco y un zurriago que azuzaba con fuerza para hacer vibrar el viento. Jamás fue herido por flechas venenosas como los centauros míticos; por eso mismo, jamás debió reunirse con Chucho María Estrada, aquel monseñor representante de los dioses y los santos católicos en Marsella, jamás le anunció que renunciaría a la inmortalidad porque él reconocìa su fragilidad, incluso en estos días cuando camina en las mañanas con su bordón y un perro negro.

En la mitología la sociedad de los centauros es de tribus, suele haber una élite de centauros guerreros y un sacerdote considerado el líder. En Marsella Fernando Castaño no era de la élite, no usemos esa palabra, la familia Castaño de Fernando ha sido distinguida, aunque se ignoran sus antepasados andariegos de origen europeo.

Dicen que el castaño, originario de Europa Meridional y Asia Menor, para algunos simboliza la llegada de los romanos a la península ibérica para localizarse en Alava, las aves, los insectos y las corrientes del aire mueven migraciones de vida vegetal, los castaños viajaron con ellos a muchos países, se movían entre paisajes frondosos, árboles y marineros Castaño migraban como pájaros y nubes de semillas viajeras a Génova Italia, Galicia y provincias de España desde donde la vida ha viajado a América con sus leyendas y eso coincide con el mito de los centauros que se movían desde Grecia por el mar mediterráneo. De allá son tantos abuelos y apellidos.

El castaño árbol de origen mediterráneo – https://es.wikipedia.org/wiki/Castanea

El Centauro Castaño, tuvo poca afición por el licor que nos transforma en seres desagradables y algo toscos, incluso agresivos. Una de las leyendas de la mitología griega cuenta que el primer centauro fue Chirón, un titán que armò su guerra con los jóvenes dioses del Olimpo y la perdió. Apolo, el dios de la luz y la razón, lo convirtió en mitad hombre y mitad caballo. Fernando es hombre bastón y perro.

Autor: guillergalo

Nació en Marsella - Paisaje Cultural Cafetero de Colombia. Despues de experiencias como educador, consultor del Desarrollo Regional, gestor empresarial, dedica tiempo al oficio de escritor. Publicaciones: El Congal, diáspora y bordado. Historias de caminos del Cauca y Antioquia del Siglo XIX, violencia y migraciones del Siglo XX. "Ritmo, aroma y tiempo de Palacín" Premio Nacional de Novela "Ciudad de Pereira" año 2015. El recurso epistolar le da sentido a esta novela de estructura narrativa sólida, propone un viaje mental y de lectura apasionante. Voces y personajes con sentido poético profundo. Es el tema de la búsqueda de las raíces y de la genealogía en su universo complejo y conmovedor de la condición humana. Dos Siglos: casas, montaña, poblados, violencia y una ciudad de salsa. Historia de emigrantes de Italia, se establecen en El Estado del Cauca. Tacaloa, viento su sueños. Narrativa del Marsella que es contado tantas veces que se presenta fantastico.

6 comentarios en “Centauri Castaño”

  1. Precioso texto, siento manchártelo con la apreciación de que quizás los romanos no trajeron a la penísula ibérica el castaño, aunque es muy posible que lo expandieran. Según esta imagen:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Castanea_sativa#/media/File:Castanea_sativa_range.svg
    ya se encontraría de forma natural en Álava.
    Supongo que habrá pruebas polínicas en las turberas que lo confirmen.
    Un saludo.
    ODLV

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.