Melancolía y desorden de los días


Cumplía cinco años, una tía me trajo de regalo una gallina clueca con sus huevos, debíamos cuidarlos hasta cuando nacieran los pollitos. Mi tristeza de esos días la removí porque ayudé a sanar al pollito cojo. En estos los días de ahora, escucho las noticias, leo comentarios, interpreto los decires de aquellos que sueltan frasesSigue leyendo “Melancolía y desorden de los días”

Díalogo con un acosador cibernético


Domingo 27 de julio 2:28 A.m. Me aparece un diálogo por Facebook, un tal Antonio… Hola Guillermo. Hola, ¿Cómo estás? Pienso y pienso. Bien. Leo a García Lorca: La Carmen está bailando/ en las calles de Sevilla./ Dolor de rama dorada/ en primavera fingida. Y asi me entretengo desde ahorita cuando leía “Romance del Sonámbulo”:Sigue leyendo “Díalogo con un acosador cibernético”

Sueño entre la virosis


En mi sueño veía un desfile de carnaval largo de zanqueros vestidos de pájaros míticos, los difuminaba el humo sagrado de un ritual católico, aquella comparsa cotorreaba y cantaban sin respuestas en los coros de un sacerdote enmascarado entre una cabeza de cigüeña con pico corvo de tucán que reparte agua bendita a lado ySigue leyendo “Sueño entre la virosis”

Días de letargo y lentitud


Einstein entre 1915 y 1921, publicó la Teoría general de la Relatividad, confirmó la predicción de su teoría con un eclipse solar y le otorgaron el premio Nobel de Física. En esas llegaron a Marsella los primeros molinos para el maíz que da masa a las arepas, se dieron uniones familiares y negocios entre vecinosSigue leyendo “Días de letargo y lentitud”