Impresionantes retratos muestran como se ve la belleza en todo el mundo

No son ellas inferiores a mi, no se si superiores. Somos distintos, diferentes. Sus rostros morenos de los soles radiosos, y vientos impetuosos. Tienen la antigua agilidad y la fuerza divina. Saben nadar, remar, cabalgar, luchar, correr, golpear, huir, avanzar, resistir, defenderse. Inexorables en su derecho, serenas, inteligentes, límpidas, seguras de si mismas. Algo así decía Whitman hacia 1855.


MUJERES HERMOSAS
Las mujers están sentadas o caminan de un lado a otro;
unas son viejas, otras jóvenes,
Las mujeres jóvenes son hermosas – pero las mujeres viejas son más hermosas que las jóvenes.
Walt Whitman – poeta norteamericano, Hojas de hierba, pág 399, Editorial Novarro, Edición noviembre 1999